domingo, 26 de febrero de 2017

John McCain en München: la defensa de Occidente





Nunca fue un fan de McCain; pero después de este corto pero contundente discurso en la Conferencia de seguridad de München, creo que entraré en su club de admiradores.

Original en inglés: Feb 17 2017 REMARKS BY SASC CHAIRMAN JOHN McCAIN AT THE 2017 MUNICH SECURITY CONFERENCE

Gracias, Ian, por esa amable introducción. Permítanme también dar las gracias al gobierno alemán y la gente de Alemania, por -como siempre- su cálida y amable bienvenida.

A continuación, la traducción del discurso:

No todos los estadounidenses entienden el papel absolutamente vital que tienen Alemania y su honorable canciller, la canciller Merkel. El papel que están jugando en defensa de la idea y de la conciencia de Occidente. Pero para todos los que lo hacemos, permítanme darles las gracias.

Amigos míos: en las cuatro décadas que he asistido a esta conferencia, no puedo recordar un año en que su propósito haya sido más necesario o más importante que hoy.

El panel siguiente nos pide que consideremos si el Oeste sobrevivirá. En los últimos años, esta pregunta suscitaría acusaciones de exageración y de alarmismo. No este año. Si alguna vez hubo un tiempo para tratar esta cuestión con una seriedad mortal (deadly seriousness), esto ocurre ahora.

Esta pregunta (se refiere a si Occidente sobrevivirá) era, hace medio siglo, real para Ewald von Kleist y para los fundadores de esta Conferencia. De hecho, es por eso que empezaron a venir a München. No supusieron que Occidente sobreviviría, porque habían visto su quasi aniquilación. Vieron que los mercados abiertos daban paso al proteccionismo y a la mendicidad del vecino y la pobreza que imponía el proteccionismo. Vieron una fractura en el orden mundial en el enfrentamiento de las pasiones étnicas y nacionalistas, y la miseria que ocasionó. Vieron el surgimiento de grandes potencias hostiles y el fracaso de la disuasión y las guerras que siguieron.

De las cenizas de la más terrible calamidad en la historia humana nació lo que llamamos Occidente: un orden mundial nuevo, diferente y mejor ... basado no en el nacionalismo de la sangre, ni del suelo o en las esferas de influencia, o en la conquista de los débiles por parte los fuertes, sino más bien en los valores universales, en el estado de derecho, en el comercio abierto y en el respeto a la soberanía nacional y a la independencia. De hecho, la idea entera de Occidente es que está abierta a cualquier persona o a cualquier nación que honre y defienda estos valores.

El período sin precedentes de seguridad y prosperidad que hemos disfrutado durante las últimas siete décadas no ocurrió por accidente. Sucedió no sólo por el atractivo de nuestros valores, sino porque los respaldamos con nuestro poder y perseveramos en su defensa. Nuestros predecesores no creyeron en el fin de la historia. O que ésta se incline inevitablemente, hacia la justicia. No, eso depende de nosotros. Requiere nuestro esfuerzo persistente y de nuestro esmero en ello. Y es por eso que venimos a Munich, año tras año, tras año.

¿Qué diría la generación de von Kleist si vieran nuestro mundo hoy? Me temo que a muchos de ellos, esto les sería demasiado familiar y se alarmarían por ello.

Estarían alarmados por un creciente alejamiento de los valores universales y un acercamiento hacia los viejos lazos de la sangre, la raza y el sectarismo.

Estarían alarmados por el endurecimiento del resentimiento hacia los inmigrantes, los refugiados y los grupos minoritarios, especialmente los musulmanes.

Ellos estarían alarmados por la creciente incapacidad, e incluso la falta de voluntad, para separar la verdad de la mentira.

Estarían alarmados de que más y más de nuestros conciudadanos parecieran coquetear con autoritarismo y romantizarlo como un equivalente moral.

Pero lo que más les alarmaría, creo, es que muchos de nuestros pueblos, incluso en mi propio país, están renunciando a Occidente... Que lo ven como un mal deal, y que podríamos estar mejor sin él... y que aunque las naciones occidentales todavía tienen el poder de mantener nuestro orden mundial, no está claro si tenemos la voluntad.

Todos nosotros debemos aceptar nuestra parte de la culpa por este giro de los acontecimientos. Crecimos complacientes. Cometimos errores. A veces intentamos hacer demasiado, y en otros no conseguimos hacer lo suficiente. Perdimos el contacto con muchas personas. Hemos sido demasiado lentos para reconocer y responder a sus dificultades. Tenemos que hacer frente a estas realidades, pero esto no significa perder la esperanza y retirarse. Eso no lo debemos hacer.

Sé que existe una profunda preocupación en Europa y en el mundo por el hecho de que Estados Unidos está deponiendo su liderazgo global. Sólo puedo hablar por mí mismo, pero no creo que sea el mensaje que escucharán de todos los líderes estadounidenses que se preocupan lo suficiente como para viajar a Munich este fin de semana. Ese no es el mensaje que escuchamos hoy del Secretario de Defensa Jim Mattis. Ese no es el mensaje que usted recibirá del vicepresidente Mike Pence. Ni es el mensaje que usted recibirá del Secretario de Seguridad Nacional, John Kelly. Y ciertamente no es el mensaje que escucharán mañana de nuestra delegación bipartidista del Congreso.

No se equivoquen, amigos: Estos son tiempos peligrosos, pero no deben dejar de contar con Estados Unidos, y no debemos dejar de contar unos con otros. Debemos ser prudentes, pero no podemos retorcernos las manos y revolcarnos en la duda sobre nosotros mismos. Debemos apreciar los límites de nuestro poder, pero no podemos permitirnos cuestionar la rectitud y la bondad de Occidente. Tenemos que entender y aprender de nuestros errores, pero no podemos paralizarnos por el miedo. No podemos renunciar a nosotros mismos y a los demás. Esa es la definición de decadencia. Y así es como los órdenes mundiales realmente disminuyen y caen.

Esto es exactamente lo que nuestros adversarios quieren. Esta es su meta. No tienen aliados significativos, por lo que buscan sembrar la disidencia entre nosotros y dividirnos unos a otros. Saben que su poder e influencia son inferiores a los nuestros, por lo que buscan subvertirnos y erosionar nuestra determinación de resistir y aterrorizarnos a la pasividad. Saben que tienen poco que ofrecer al mundo más allá del egoísmo y el miedo, por lo que buscan socavar nuestra confianza en nosotros mismos y nuestra creencia en nuestros propios valores.

Debemos tomar nuestro propio lado en esta pelea. Tenemos que estar vigilantes y perseverar en ello. Y a través de todo esto, nunca debemos nunca dejar de creer en la superioridad moral de nuestros propios valores -que defendemos la verdad contra la falsedad, la libertad contra la tiranía, la derecha contra la injusticia, la esperanza contra la desesperación ... Y, aunque inevitablemente tendremos pérdidas y sufriremos retrocesos, siempre y cuando las personas de buena voluntad y valentía se nieguen a perder la fe en Occidente, Occidente perdurará.

Es por eso que venimos a München, año tras año, para revitalizar nuestro propósito moral común, nuestra creencia en que vale la pena luchar por nuestros valores. Porque en última instancia, la supervivencia de Occidente no es sólo una lucha material. Ahora, y siempre ha sido, una lucha moral. Pero ahora más que nunca, no debemos olvidar esto.

Durante uno de los años más oscuros al comienzo de la Guerra Fría, William Faulkner pronunció un breve discurso en Estocolmo al recibir el Premio Nóbel de Literatura. "Me niego a aceptar el fin del hombre", dijo Faulkner. "Creo que el hombre no sólo resisitirá (endure), sino que él prevalecerá. Él es inmortal, no porque él solo entre las criaturas tenga una voz inagotable, sino porque tiene un alma, un espíritu capaz de compasión, de sacrificio y de resistencia.

Incluso ahora, cuando la tentación de la desesperación es mayor, me niego a aceptar el fin de Occidente. Me niego a aceptar la desaparición de nuestro orden mundial. Me niego a aceptar que nuestros mayores triunfos no pueden volver a brotar de nuestros momentos de mayor peligro, como lo han hecho tantas veces antes. Me niego a aceptar que nuestros valores sean moralmente equivalentes a los de nuestros adversarios. Soy un creyente orgulloso y confiado en Occidente, y creo que debemos siempre, siempre defenderlo, porque si no lo hacemos, ¿quién lo hará?


Las diferencias al levantarse, entre sirios y alemanes


Esta semana, escuché una entrevista con el autor de una serie de videos -entre ellos, éste-. Es un refugiado sirio, estudiante de odontología. En el video que integro, se muestran las diferencias -exageradas, claro, para hacerlo más divertido- entre la forma de levantarse de los alemanes y de los sirios. Muy bueno...!



viernes, 24 de febrero de 2017

El nuevo orden según Carl Schmitt


Invito a leer mi columna;  El nuevo orden según Carl Schmitt


Rhonheimer contra el Papa


Esta semana, apareció en el FAZ una entrevista cuyo contenido me resulta difícil de creer. Pero parece que me tengo que acostumbrar a que quienes, me ensenaron la fidelidad a la Iglesia, a su doctina y al Papa, paulatinamente, dejan de lado todo aquello que, durante tantos anos, nos parecía tan caro. Todo aquello que tanto apreciábamos.

Rhonheimer dice que él no acusa al Papa de nada. Sólo que el análisis de la Encíclica Papal no son de la competencia del Papa. El Papa no tiene que hacer ningún análisis económico -dice- ya que este es un campo fuera de su competencia.

Agrega que Francisco no tiene idea de la libre empresa, ya que, como argentino, mira con sus anteojos argentinos (1) y no tiene idea de que sólo el capitalismo y la econocía de mercado son la única fuente de prosperidad. Y que no matan, sino que enricecen y hacen libres.

Yo diría que, esto se puede decir de la economía de mercado, de la economía SOCIAL de mercado; pero no del llamado capitalismo.

Rhonheimer dice defender el amor a la libertad, defendiendo una posición contraria a la del Santo Padre; sin embargo, parece que no respeta para nada la posición de la social democracia, ya que sostiene lapidariamente: "Nunca sostendría que los socialdemócratas son malos cristianos. Sólo diría que están en el error"(2). Yo no soy social demócrata, pero nunca sería capaz de pronunciar una frase así, sólo todo, consideranto la fuerza (negativa) que tiene la palabra Irrtum (error) en alemán, sobre todo viniendo de un sacerdote de la Iglesia católica. Rhonheimer dice defender la libertad; pero parece que la libertad de los social demócratas le da lo mismo y la puede pisotear sin más.

Lo que ya bate todos los records es su respuesta a la pregunta del periodista: "Ud. piensa que no es tarea de la Iglesia establecer una doctrina social?"(3). A lo que Rhonheimer responde: "Sí, esa es mi opinión"(4). En castellano, donde existe la doble negación, debería decirse "No", en el sentido que la Iglesia no debe establecer una doctrina social.

Y explica porqué no es tarea de la Iglesia: "La tarea del magisterio es interpretar la fe revelada, expandirla y evitar falsedades en la fe. En cuestiones de doctrina social, no hay nada más para divulgar, salvo unos pocos principios básicos"(5).

Le preguntan cuáles serán estos principios. Responde (6) que el estado tiene el monopolio de la fuerza para imponer el derecho, la protección de la vida y la convivencia pacífica de los ciudadanos. Para proteger la propiedad y, al proteger la propiedad, protege también a la familia. Pucha, sólo le faltó la tradición :P

No sé hasta dónde hemos llegado en medio de este ambiente enrarecido...
_____________________

(1) "Er trägt eine argentinische Brille"

(2) "Ich würde niemals behaupten, Sozialdemokraten seien die schlechteren Christen. Ich würde nur sagen, sie sind im Irrtum. Wer in Mathematik einen Fehler macht, irrt. Aber er ist deswegen kein böser Mensch oder schlechter Christ".

(3) Periodista: "Sie meinen, es sei gar nicht Aufgabe der Kirche, eine Soziallehre aufzustellen.

(4) Rhonheimer: Ja, dieser Ansicht bin ich. Jeder einzelne Christ hat natürlich eine soziale Verantwortung, und dazu sollen Papst und Bischöfe die Gläubigen immer wieder aufrufen. (5) Die Aufgabe des kirchlichen Lehramtes ist es, den offenbarten Glauben auszulegen, weiterzutragen und vor Verfälschungen zu bewahren. In Fragen der Soziallehre gibt es aber nichts weiterzutragen, was über einige Grundprinzipien hinausführt."

(6) Er besitzt das Gewaltmonopol, hat für die Durchsetzung des Rechts, den Schutz des Lebens und das friedliche Zusammenleben der Bürger zu sorgen. Und das Privateigentum zu schützen. Damit schützt er auch die Familie. Über andere Aufgaben des Staates hinsichtlich wirtschaftlicher und sozialer Fragen finden Sie nichts in der christlichen Offenbarung. Theologische Positionen über die Gnadenlehre oder die Dreieinigkeit können Sie immer in Verbindung bringen mit der Heiligen Schrift und der Tradition. Da können Sie auch immer theologisch beurteilen, was mit dem Glauben vereinbar ist und was nicht. Bei der Frage nach der Wirtschaftsordnung und worin soziale Gerechtigkeit besteht, geht das nicht.


miércoles, 30 de noviembre de 2016

De la "fertilidad importada" y otros temas


Realmente, hay cosas que yo no entiendo. Una de ellas es que el Opus Dei en Alemania se haya inclinado tanto hacia la extrema derecha cultural y política (un poco aquello tan propio del tradicionalismo espanol que sostenía que en el fondo de todo error político, hay un error teológico) que no admita en su seno más que gente que piense de esa forma.

Y eso, porque te venden como la "verdad católica" una cierta posición cultural que es opinable; pero que ellos -contrariando todo el espíritu que ensenó su Fundador, te tratan de imponer como la única alternativa posible para un católico, para una católica.

Me explico. Por ej., en el tema familia, matrimonio... el pensamiento que prima es el de la familia tradicional ALEMANA esto es -como me explicó alguna vez Jutta Burggraf que también criticaba esta forma de pensar- "la de la sociedad burguesa de 1950". En esa familia, la mamá no tiene que trabajar. No tiene, no puede, no le está permitido trabajar fuera de la casa. Debe quedarse cuidando a los ninos y, según leo hoy, también a los ancianos.

En un artículo de la conocida (sólo entre iniciados) revista on line (de eduación, de gente de la Obra en Alemania) Erziehungstrends, el joven académico de la AfD (Der Akademiker und seine Partei) Stefan Fuchs escribe despreciativamente de "fertilidad importada" (diese importierte Fertilität). Su artículo Mehr Geburten vor allem durch Zuwanderung

Fuchs dice que esos "problemas" que en el alemán nuevo se llaman "desafíos". Je je, desde que llegué a Alemania, les digo a mis amigos alemanes exactamente eso: lo que ellos llaman problema, yo llamo desafío. Paradojalmente -o no- recuerdo que la primera vez que se lo dije a alguien fue en un tren, justamente a una numeraria del Opus Dei-Alemania. Parece que mi frase se popularizó...

Esos que Fuchs llama problemas -y yo desafíos-, senala él, perjudican especialmente a los ninos autóctonos... palabra esta última que pone entre comillas... (Habla de „autochthonen“ Kinder, Eltern, Erzieher und Lehrer). Perdón...? Los ninos que no tienen 100% sangre alemana o cristiana (al parecer Fuchs es casado con una eslava) no serían "autóctonos". Pero de qué estamos hablando...? Vivimos ya en el siglo 21?

Qué diría el Papa Francisco si leyera este artículo? A mí me da vergüenza ajena sólo de pensarlo.

Pero Fuchs va más allá, dice que los ninos, profesores y padres "autóctonos" pagan el precio de la tan pregonada integración... y no cumplida, claro. Mientras que los viejos ricos gozan de la mano de obra que ellos necesitan: enfermeros y gente que los cuide y que les limpie.

En otras palabras, Fuchs sostiene que la integración no resulta, Que los ninos alemanes, sus padres y profesores pagan las consecuencias de la inmigración masiva y de la integración pregonada, pero que no resulta. Y que los únicos que ganan con la inmigración masiva de los extranjeros, son los ancianos, pero sólo los ricos claro... A mi modo de ver, es la nueva lucha de clases en que está empenado el populismo. Como Condorito, sólo puedo decir... PLOP y más PLOP!

En su artículo, Fuchs habla de la política (adivinen de quién...) de una inmigración masiva (Politik der Masseneinwanderung). Política de la falta de la falta de descendencia propia (der fehlenden eigenen Nachwuchs) y de su reemplazo por mano de obra (durch den Import von Arbeitskräften ersetzen will). Pero qué tipo de conspiranoia es está?

O sea, que todo esto es querido y planeado por quienes están en el poder, en Alemania. Es parte de su política. Ufff... Que no haya ninos y que la población, sea reemplazada, so pretexto de tener mano de obra, por otra. Todo esto es la política del gobierno, está todo planeado... O, con el Chapulín Colorado, diríamos que está todo fríamente calculado... Y esto es lo que escriben en "la" página de educación de la Obra en Alemania...! Me da una pena terrible.


viernes, 18 de noviembre de 2016

Qué es el populismo?


Hoy en Instagram, leo, de la bloguer suiza Jeannette Behringer, la siguiente definición de populismo:

El populismo es un fenómeno que consiste fundamentalmente en posicionar lo que ellos llaman "pueblo" contra lo que ellos llaman "elite" (Populismus ist ein Phänomen, das einen zentralen Kern hat: das sogenannte „Volk“ gegen die sogenannte „Elite“ zu positionieren).

Sí así es,,, Adivinen quién es -para los populistas- el pueblo y quiénes la elite...


martes, 15 de noviembre de 2016

La noche en que ardieron las sinagogas


Antes de que siga pasando el tiempo, los quiero invitar a leer el artículo que traduje de mi amigo @Karl_Eliyahu: La noche en que ardieron las sinagogas


Liberal sobre populistas de derecha


En entrevista en wams, el jefe del único partido liberal de Alemania, la FDP, sobre el partido populista de extrema derecha AfD:

"Pesonas que sienten miedos o no se sienten a gusto en la cultura del mundo moderno, utilizan estos partidos como bombas molotov".

(Menschen, die Ängste haben oder sich in der modernen Welt kulturell nicht wohlfühlen, nutzen diese Parteien als Molotowcocktails).

Tiene toda la razón..!


viernes, 11 de noviembre de 2016

Merkel frente a Trump: el rayado de la cancha


La declaración de Merkel felicitando a Trump por su victoria es más bien una advertencia y un rayado de la cancha frente al nuevo pdte. Se refiere a las elecciones en EEUU como libres y fair. Recordemos que Trump -al igual que Putin- había dicho que las elecciones norteamericanas no eran libros ni fair. Las elecciones en EEUU tiene relavancia también fuera de EEUU... Obvio, pero todavía hay gente que me dice que no puedo hablar del tema, ya que no soy norteamericana, ni vivi en EEUU, ni me debería meter en el tema. Como dice Condorito: PLOP!

Dice que EEUU 1) es una antigua democracia que 2) Alemania (Europa occidental) y EEUU están profundamente unidos por valores comunes y los enumera:

a) democracia
b) libertad
c) respeto al derecho (esto es, estado de derecho, rule of law, primación de la ley)
d) respeto a la dignidad de la persona, independiente de su origen, del color de la piel, de su religión, sexo, orientación sexual o lo que piense en política.

Sobre la base de estos valores, Merkel ofrece al nuevo pdte. una estrecha colaboración.

La partnership con los EEUU es y seguirá siendo un pilar fundamental de la política exterior alemana.

Para hacer frente a los grandes desafíos de nuestra época que son:

a) la aspiración al bienestar económico y social
b) la política climática, esto es, de protección del clima (contra el cambio climático)
c) la lucha contra el terrorismo, pobreza, hambre y enfermedad
d) el empeño por la paz y la libertad, no sólo en Alemania y Europa, sino en todo el mundo.

Clara Merkel, muchas gracias!





martes, 25 de octubre de 2016

El populismo de derecha


Ayer en la noche, estuve leyendo el Informe de la Oficina de Protección de la Constitución  del Land Sachsen-Amhalt y me encuentro con una buena descripción o más bien, definición de populismo de derecha.

El Informe está online aquí: Verfassungsschutzbericht 2015 Traduzco el texto sobre el populismo de derecha, cuyo original copio al final de este post. Dice el Informe que, para conceptualizarlo, se basa en la obra de Frank Decker, profesor de la Universidad de Bonn, "Der neue Rechtspopulismus", de 2004.

Puesto que su delimitación frente al espectro del traicional extremismo de derecha y del conservbtismo es sumamente fluido, el concepto de populismo de derecha es, en general, difícil de conceptualizar.  
El populismo de derecha no está sujeto a la observación de la Oficina de Protección constitucional. A diferencia de los partidos de la extrema derecha y en parte, nazista, el populismo de derecha renuncia a una imagen del mundo nacionalista-racista (völkisch). En lugar del racismo clásito de la extrema derecha , domna en el populismo de derecha, un racismo cultural.
Incluso, no rechaza el populismo de extrema derecha el orden fundamental liberal democracia en su totalidad, ni tampoco en bloque, sino que tiende a atacar algunos elementos.propios de una comundad democrática como el pluralismo, la protección de las minorías o la libertad religiosa.  
Los populistas de derecha hacen suyos el miedo de la población frente a la modernización y a los cambios radicales, como la globalización o el -a su modo de ver- el flujo sin control de solicitantes de asilo, e instrumentalizan estos temores o los fomentan para sus propios fines. Ellos actúan como los que se preocupan de los demás, los cuidan y exhortan, sin tener/aceptar ellos responsabilidad alguna. 

______________________________

Der Begriff des Rechtspopulismus ist allgemeinhin schwer zu fassen, weil die Grenzen zum traditionellen rechtsextremistischen Spektrum und zum Konservativismus flie- ßend sind. Rechtspopulismus unterliegt nicht der Beobachtung des Verfassungsschutzes. Anders als die rechtsextremistischen und in Teilen neonazistisch gesinnten Parteien verzichtet der Rechtspopulismus auf ein völkisch geprägtes Weltbild. Anstelle des klassischen rechtsextremistischen Rassismus dominiert eher ein kultureller Rassismus. Auch lehnt der Rechtspopulismus die freiheitliche demokratische Grundordnung nicht in Gänze oder pauschal ab, sondern greift tendenziell einzelne Elemente eines demokratischen Gemeinwesens wie den Pluralismus, den Minderheitenschutz oder die Religionsfreiheit an. Rechtspopulisten machen sich Ängste der Bevölkerung vor Modernisierung und Umbrüchen wie der Globalisierung oder den aus ihrer Sicht entfesselten Zustrom von Asylsuchenden zu Eigen und instrumentalisieren oder schüren diese für ihre eigenen Zwecke. Sie verstehen sich als Kümmerer und Mahner, ohne selbst in der Verantwortung zu stehen.