miércoles, 26 de abril de 2017

Orbán y otros quemando a Merkel en la hoguera


Hoy, día en que Orbán (el convertido al calvinismo, jefe del gobierno de Hungría) a defenderse de las acusaciones contra su gobierno, por las limitaciones a la libertad de prensa, de expresión, libertad de ensenanza, incumplimiento de acuerdos con la Unión Europea y de otros muchos más, tal vez es importante traer a la memoria esta "caricatura" que publicó hace poco un catedrático espanol en Twitter:


José Luis fue siempre muy amabloe conmigo, Si no me equivoco, dos veces, escribí en su revista, Arbil (nombre muy árabe, desconozco por qué la revista se llama así, tampoco sé qué es un Arbil (*). Sólo conozco la ciudad de Erbil en Siria y el mes de abril). Tomé, en su momento, contacto con Arbil, a través de una amiga alemana-espanola que me invitó a escribir en ella. Para mí fue decisivo que un profesor chileno al que yo consideraba "liberal", escribiera en la revista. Pero parece que de liberal, nada tienen.

Pero, tal como otras muchas -demasiadas- personas, me temo que todo ese ambiente relacionado con la revista se radicalizó. O tal vez ya era así desde antes; pero, como no soy espanola, no me di cuenta de ello. No puedo ocultar que mi decepción es grande.

Más bien se inscriben en lo que Jutta Burggraf -tan desencantada como yo de muchas cosas que ella veía en Espana- describía como nacional catolicismo. La verdad es que Jutta me ensenó cuál era el significado de este concepto.

La caricatura muestra a los jefes de gobierno de los países del Este de Europa (Polonia, Hungría, Eslovaquia y República Checa (el presidente de Eslovaquia tenemos que excluirlo, ya que él tiene una posición europea civilizada) quemando a Merkel en la hoguera. Los jefes de gobierno están vestidos como caballeros medievales, como las imágenes de Breivik... Como caballero templario, como aparece en la portada de su Manifiesto.

Como dice una amiga sobre la caricatura: "Un horror desde cualquier punto de vista". Otra amiga: "Espantoso, de un oscurantismo brutal!!!". Y una tercera amiga: "Ánimo, talibanes existen por doquier". Sin más comentarios y pidiendo perdón por la imagen, les deseo un buen miércoles.

____________
(*) José Luis me dice que es una "palabra vasca" y "que significa pilar, el soporte principal de la vivienda. La que sostiene y protege la familia".

martes, 25 de abril de 2017

Los opositores no son enemigos... Viaje de Gabriel a Israel


Resulta que el actual ministro de RREE, Sigmar Gabriel, está en Israel. En su viaje, se entrevistaría con miembros de organizaciones israelíes de oposición, que se oponen al gobierno de Netanjahu y su coalición. Entre otras, Breaking the Silence.

Por esta razón, el gobierno anunció que Netanjahu no se reuniría con Grabriel, ya que -aclaró el mimistro de medio ambiente, Ze'ev Elkin, del Likud, ya que: "es inconcebible que se reúna durante una visita a otro estado con grupos que trabajan en contra de ese estado que él visita".

Gabriel responde que "conversaciones con representantes de la sociedad civil son normales durante visitas al extranjero. Sería impensable que se negara una entrevista con Netanjahu si él se reuniera con críticos del gobierno en una visita a Alemania".

Yo creo que el problema fundamental del gobierno de Netanjahu es que están tan convencidos de que sólo ellos pueden tener la razón que no dan cabida a la oposición. Es un viejo argumento del tipo Carl Schmitt considerar al contendor político o al opositot, como un "enemigo".

A esto me referí en mi columna La crítica y el progreso en “La sociedad abierta” de Karl Popper

Que, en una democracia, la oposición es imprescindible, es algo que igualmente se puede derivar -a contrariu sensu- de la premisa de Popper según la cual, los “demócratas que no distinguen entre una crítica amigable y una crítica enemiga de la democracia, están prisioneros del espíritu totalitario”. Yo diría que son pseudo demócratas.

Un verdadero demócrata, una verdadera demócrata, no sólo acepta la crítica y la oposición, como un mal necesario, sino que la promueve, la favorece, la defiende como una institución necesaria, buena e imprescindible. El sistema democrático de gobierno requiere una oposición que hace posible la alternancia en el poder., ya que “la alternancia en el poder es, pues, condición sine qua non de la democracia”. Como se repite tantas veces, para Popper, es la alternancia en el poder llevada a cabo en forma pacífica -o sin derramamiento de sangre- lo que distingue un sistema democrático de uno que no lo es.

lunes, 24 de abril de 2017

Le Pen promete volver a un pasado que nunca existió


El liberal europeo Alexander Lambsdorff, dice hoy en una entrevgista, comentando las elecciones en Francia, que "los franceses se decidieron por la persona correcta". Sí, Macron se impuso, en las urnas, a una candidata que quiere llevar a Francia a un pasado que nunca existió (*).

Sí, no se trata de volver al pasado sin más, Se trata de idealizar el pasado, hablar con su voz, pintar una arcadia que -como bien dice Lambsdorff- nunca ha existido.

Pienso en lo que escribí en mi columna Los conservadores de hoy, enemigos de la sociedad abierta. Si la escribiera hoy, cambiaría un poco el título: los ultraconservadores, los enemigos de la sociedad abierta. Con el tiempo, he aprendido a valorar la crítica conservadora al nacionalismo populista de extrema derecha.

Copio lo que escribí en ese entonces... Donde dice "conservadores", reemplázalo por ultra conservador y/o por extremista de derecha.

Clemens Schneider escribe, en Der Liberale ist ein Hoffender (donde habla de la esperanza del liberal): quien siente miedo frente al cambio -que actualmente se expresa, sobre todo, en el pluralismo y en la apertura de nuestra sociedad- se encuentra en peligro permanente de ser paralizado por ese miedo. Sí, necesitamos siempre algo positivo hacia donde podamos enfocar nuestras expectativas.

En el caso de los conservadores, este ideal positivo se encuentra en el pasado, al menos en el pasado como ellos se lo imaginan. Con su mirada nostálgica y melancólica, dirigida hacia una supuesta edad de oro es lo que reemplaza la esperanza de un mejoramiento de la sociedad.

El pesimismo cultural -tan propio de los conservadores, al menos, actualmente en Europa- los lleva a convertirse en un personaje del tipo Norman Bates quien, en la película Psicosis, de Hitchcock, lleva consigo el cadáver momificado de su mamá a la que, incluso da su voz para poder conservar así el pasado. La mamá de Bates no tiene una chispa de vida, tampoco es un ser con existencia propia. El pasado, del cual hablan y escriben los temerosos conservadores no es otra cosa que una momia sin vida y sin existencia, a la que el conservador da su voz, concluye Schneider. Yo me pregunto: si el pasado hablara, ¿hablaría realmente con esa voz? Me parece que la respuesta es negativa.

Schneider sostiene que el Bates de hoy en Europa, se atemoriza ante la extranjerización (Überfremdung) de la sociedad debido a la migración, siente gran temor frente a la destrucción de la familia provocada por la “locura del gender” (Genderwahn) y al lobby homosexual (Homolobby) y tiene la preocupación que el “political correctness” limite su libertad de opinión (Meinungsfreiheit). Qué razón tiene Schneider…! Es una acertada descripción de la realidad.

Creo que hay dos utopías: la de la extrema izquierda que nos quiere llevar a un futuro que nunca podrá existir basándonde en un análisis del pasado que tampoco existió. Y la utopía de la extrema derecha, nacionalista y xenófoba que nos quiere llevar a un futuro que tampoco es viable, que idealiza se parece a un pasado que tampoco existió nunca.
_________________

(*) ...der FDP-Politiker Lambsdorff, sagte im Deutschlandfunk, die Franzosen hätten sich richtig entschieden. Macron habe sich gegen eine Kandidatin durchgesetzt, die die Menschen in ein Frankreich zurückführen wolle, das es nie gegeben habe.



sábado, 22 de abril de 2017

El ridículo show de la AfD

Editorial del diario Volksstimme, de Magdeburg, sobre el tema AfD y en la misma línea de análisis de mi post de ayer: La única tendencia dentro de la AfD

En la realidad, dentro del partido, los oponentes no se encuentran separados en cuando al contenido. El programa para las próximas elecciones de Bundestag podría ser firmado tanto por Petry como por Gauland, su mayor oponente. No, aquí se trata de poder y de animosidades personales. 

Es posible que los protagonistas acuerden una especie de paz (Burgfrieden es la palabra usada: castle palace en inglés) para no bajar aún más masivamente (abzuschmieren) por el electorado. Esto sería algo demasiado evidente y un show rifículo. 

______________________________

Tatsächlich liegen die innerparteilichen Gegner inhaltlich kaum auseinander. Das Programm für die Bundestagswahl dürfte Petry ebenso unterschreiben wie Alexander Gauland, ihr größter Gegenspieler. Nein, es geht um Macht und um persönliche Feindschaften. Womöglich schließen die Protagonisten jetzt noch mal eine Art Burgfrieden, um in der Wählergunst nicht weiter abzuschmieren. Das aber wäre eine leicht durchschaubare, lächerliche Inszenierung.

viernes, 21 de abril de 2017

La única tendencia dentro de la AfD


Muchos partidos -especialmente, los llamados partidos populares- tienen dos o incluso tres alas. Tres tendencias dentro del partido. La CDU tiene tres "alas", la liberal, la social y la conservadora. En el mejor de los casos, no hay luchas entre ellas, sino que se complementan para llegar a acuerdos que marcan la política del partido.

Desde hace algún tiempo y para facilitar el análisis, se habla de dos alas en la AfD: la neoliberal burguesa -la buena- y la de extrema derecha -la mala-. Petry sería la representante de la primera y Höcke, de la segunda. Desde un comienzo, me ha parecido que no hay diferencias entre estos dos bandos en pugna. Bandos que antes estaban unidos y que unidos, expulsaron del partido a su fundador, el calvinista profesor de economía de Hamburgo, Lucke.

Esta semana, Justus Bender, experto de la FAZ en el tema AfD me da la razón. Bender dice que nunca ha habido una división en el partido desde la separación de Lucke del mismo, hace dos anos. Existen sólo quienes "arden por la ideología de derecha" y aquellos que tienen un comportamiento oportunista y desean ganar todos los diputados y se preguntan cómo podemos ganar todos los puestos políticos posibles y asegurarlos para nosotros (*).

En otras palabras, pienso que algunos no quieren transar y están dispuestos a mostrar todo aquello en lo que creen (Höcke, Gauland, Meuthen, etc.). Y otros (Petry y su nuevo marido Pretzell) pretenden esconder un poco su tendencia de extrema derecha con la finalidad táctica de lograr todos los escanos parlamentarios y eventualmente, otros puestos políticos, para después, desde el poder logrado democráticamente, llevar a cabo, implementar su programa. Para ellos, el sistema democrático es sólo un medio que hay que, en una primera etapa respetar.

Los primeros no quieren transar, ni mostrarse amigables con los "viejos partidos", por lo que se les llama "oposición fundamental". Los segundos se aliarían con cualquiera (de derecha o de izquierda), con tal de llegar al poder.

_________________

(*) "Da gibt es eher, seit der Spaltung von Lucke nur noch einen Flügel. Und der wiederum teilt sich nur noch auf in diejenigen, die tatsächlich brennen für ihre rechte Ideologie und die anderen, die eher ein opportunistisches Verhältnis dazu haben und eher taktisch überlegen, wie können wir möglichst viele Mandate erreichen, wie können wir Erfolg haben und wie können wir auch für uns selbst Ämter sichern." En: Frauke Petry und der Machtkampf in der AfD

miércoles, 19 de abril de 2017


Muy buena esta conversasión-entrevista con el historiador Götz Aly, en la Feria del libro de Leipzig. "Europa contra los judíos" se llama su nuevo libro. Recomiendo verlo y escucharlo.




martes, 21 de marzo de 2017

Dunz y Graw, periodistas alemanes en la Casa Blanca





Excelente la periodista Kristzina Dunz (@WaltrautDunz, dpa) quien inició la conferencia de prensa de Merkel y Trump en la Casa Blanca, el viernes pasado en la noche europea (muchos la vimos live). Traduzco su pregunta:

Señor Presidente, no es una amenaza para los Estados Unidos si el (slogan)"America First" debilitara la Unión Europea? Y ¿por qué le da a Ud. tanto mieto el pluralismo de la prensa de manera que habla tan a menudo de "fake news" e incluso ha llegado a afirmar cosas que entonces pueden ser comprobadas, como la aseveración de que l igual que Obama ordenó escucharlo (espiar sus teléfonos)? *

Trump comenzó respondiendo sarcásticamente "qué periodista más simpática", lo que realmente, está totalmente fuera de lugar.



Pocos mimutos más tarde, el corresponsal de Die Welt Ansgar Graw pregunta por el tema Obama-escucha y por qué Trump culpó al servicio de inteligencia británico de haberlo escuchado por encargo de Obama. Le pregunta si alguna vez se arrepiende de sus tweets. Como corresponde a un narcisista, Trump lo interrpumpe y le dice varias veces que muy rara vez se arrepiente de sus tweets.

La respuesta de Trump, en el tema de fondo, es que la información acerca del espionaje británico por encargo de Obama, él la había escuchado la declaración en Fox-Televisión, formulada por un talentoso abogad (repite esta fórmula del talento varias veces).  parte de un jurista. O sea que parece que es verdad lo que cuentan insiders acerca de Trump: que se lleva todo el día viendo televisión y que cree todo lo que ve.

Dice que hace poco, vió Modzilla en Fox y llamó al premier japonés para darle las condolencias por lo ocurrido en Japón :P

______________

* "Herr Präsident, ist es nicht auch eine Gefahr für Amerika, wenn 'America First' die Europäische Union schwächen würde?" und "Warum macht Ihnen Pressevielfalt so große Angst, dass Sie so oft von 'Fake News' sprechen und selbst Dinge behaupten, die dann nicht belegt werden können - wie die Äußerung, Obama habe Sie abhören lassen?".


domingo, 26 de febrero de 2017

John McCain en München: la defensa de Occidente





Nunca fue un fan de McCain; pero después de este corto pero contundente discurso en la Conferencia de seguridad de München, creo que entraré en su club de admiradores.

Original en inglés: Feb 17 2017 REMARKS BY SASC CHAIRMAN JOHN McCAIN AT THE 2017 MUNICH SECURITY CONFERENCE

Gracias, Ian, por esa amable introducción. Permítanme también dar las gracias al gobierno alemán y la gente de Alemania, por -como siempre- su cálida y amable bienvenida.

A continuación, la traducción del discurso:

No todos los estadounidenses entienden el papel absolutamente vital que tienen Alemania y su honorable canciller, la canciller Merkel. El papel que están jugando en defensa de la idea y de la conciencia de Occidente. Pero para todos los que lo hacemos, permítanme darles las gracias.

Amigos míos: en las cuatro décadas que he asistido a esta conferencia, no puedo recordar un año en que su propósito haya sido más necesario o más importante que hoy.

El panel siguiente nos pide que consideremos si el Oeste sobrevivirá. En los últimos años, esta pregunta suscitaría acusaciones de exageración y de alarmismo. No este año. Si alguna vez hubo un tiempo para tratar esta cuestión con una seriedad mortal (deadly seriousness), esto ocurre ahora.

Esta pregunta (se refiere a si Occidente sobrevivirá) era, hace medio siglo, real para Ewald von Kleist y para los fundadores de esta Conferencia. De hecho, es por eso que empezaron a venir a München. No supusieron que Occidente sobreviviría, porque habían visto su quasi aniquilación. Vieron que los mercados abiertos daban paso al proteccionismo y a la mendicidad del vecino y la pobreza que imponía el proteccionismo. Vieron una fractura en el orden mundial en el enfrentamiento de las pasiones étnicas y nacionalistas, y la miseria que ocasionó. Vieron el surgimiento de grandes potencias hostiles y el fracaso de la disuasión y las guerras que siguieron.

De las cenizas de la más terrible calamidad en la historia humana nació lo que llamamos Occidente: un orden mundial nuevo, diferente y mejor ... basado no en el nacionalismo de la sangre, ni del suelo o en las esferas de influencia, o en la conquista de los débiles por parte los fuertes, sino más bien en los valores universales, en el estado de derecho, en el comercio abierto y en el respeto a la soberanía nacional y a la independencia. De hecho, la idea entera de Occidente es que está abierta a cualquier persona o a cualquier nación que honre y defienda estos valores.

El período sin precedentes de seguridad y prosperidad que hemos disfrutado durante las últimas siete décadas no ocurrió por accidente. Sucedió no sólo por el atractivo de nuestros valores, sino porque los respaldamos con nuestro poder y perseveramos en su defensa. Nuestros predecesores no creyeron en el fin de la historia. O que ésta se incline inevitablemente, hacia la justicia. No, eso depende de nosotros. Requiere nuestro esfuerzo persistente y de nuestro esmero en ello. Y es por eso que venimos a Munich, año tras año, tras año.

¿Qué diría la generación de von Kleist si vieran nuestro mundo hoy? Me temo que a muchos de ellos, esto les sería demasiado familiar y se alarmarían por ello.

Estarían alarmados por un creciente alejamiento de los valores universales y un acercamiento hacia los viejos lazos de la sangre, la raza y el sectarismo.

Estarían alarmados por el endurecimiento del resentimiento hacia los inmigrantes, los refugiados y los grupos minoritarios, especialmente los musulmanes.

Ellos estarían alarmados por la creciente incapacidad, e incluso la falta de voluntad, para separar la verdad de la mentira.

Estarían alarmados de que más y más de nuestros conciudadanos parecieran coquetear con autoritarismo y romantizarlo como un equivalente moral.

Pero lo que más les alarmaría, creo, es que muchos de nuestros pueblos, incluso en mi propio país, están renunciando a Occidente... Que lo ven como un mal deal, y que podríamos estar mejor sin él... y que aunque las naciones occidentales todavía tienen el poder de mantener nuestro orden mundial, no está claro si tenemos la voluntad.

Todos nosotros debemos aceptar nuestra parte de la culpa por este giro de los acontecimientos. Crecimos complacientes. Cometimos errores. A veces intentamos hacer demasiado, y en otros no conseguimos hacer lo suficiente. Perdimos el contacto con muchas personas. Hemos sido demasiado lentos para reconocer y responder a sus dificultades. Tenemos que hacer frente a estas realidades, pero esto no significa perder la esperanza y retirarse. Eso no lo debemos hacer.

Sé que existe una profunda preocupación en Europa y en el mundo por el hecho de que Estados Unidos está deponiendo su liderazgo global. Sólo puedo hablar por mí mismo, pero no creo que sea el mensaje que escucharán de todos los líderes estadounidenses que se preocupan lo suficiente como para viajar a Munich este fin de semana. Ese no es el mensaje que escuchamos hoy del Secretario de Defensa Jim Mattis. Ese no es el mensaje que usted recibirá del vicepresidente Mike Pence. Ni es el mensaje que usted recibirá del Secretario de Seguridad Nacional, John Kelly. Y ciertamente no es el mensaje que escucharán mañana de nuestra delegación bipartidista del Congreso.

No se equivoquen, amigos: Estos son tiempos peligrosos, pero no deben dejar de contar con Estados Unidos, y no debemos dejar de contar unos con otros. Debemos ser prudentes, pero no podemos retorcernos las manos y revolcarnos en la duda sobre nosotros mismos. Debemos apreciar los límites de nuestro poder, pero no podemos permitirnos cuestionar la rectitud y la bondad de Occidente. Tenemos que entender y aprender de nuestros errores, pero no podemos paralizarnos por el miedo. No podemos renunciar a nosotros mismos y a los demás. Esa es la definición de decadencia. Y así es como los órdenes mundiales realmente disminuyen y caen.

Esto es exactamente lo que nuestros adversarios quieren. Esta es su meta. No tienen aliados significativos, por lo que buscan sembrar la disidencia entre nosotros y dividirnos unos a otros. Saben que su poder e influencia son inferiores a los nuestros, por lo que buscan subvertirnos y erosionar nuestra determinación de resistir y aterrorizarnos a la pasividad. Saben que tienen poco que ofrecer al mundo más allá del egoísmo y el miedo, por lo que buscan socavar nuestra confianza en nosotros mismos y nuestra creencia en nuestros propios valores.

Debemos tomar nuestro propio lado en esta pelea. Tenemos que estar vigilantes y perseverar en ello. Y a través de todo esto, nunca debemos nunca dejar de creer en la superioridad moral de nuestros propios valores -que defendemos la verdad contra la falsedad, la libertad contra la tiranía, la derecha contra la injusticia, la esperanza contra la desesperación ... Y, aunque inevitablemente tendremos pérdidas y sufriremos retrocesos, siempre y cuando las personas de buena voluntad y valentía se nieguen a perder la fe en Occidente, Occidente perdurará.

Es por eso que venimos a München, año tras año, para revitalizar nuestro propósito moral común, nuestra creencia en que vale la pena luchar por nuestros valores. Porque en última instancia, la supervivencia de Occidente no es sólo una lucha material. Ahora, y siempre ha sido, una lucha moral. Pero ahora más que nunca, no debemos olvidar esto.

Durante uno de los años más oscuros al comienzo de la Guerra Fría, William Faulkner pronunció un breve discurso en Estocolmo al recibir el Premio Nóbel de Literatura. "Me niego a aceptar el fin del hombre", dijo Faulkner. "Creo que el hombre no sólo resisitirá (endure), sino que él prevalecerá. Él es inmortal, no porque él solo entre las criaturas tenga una voz inagotable, sino porque tiene un alma, un espíritu capaz de compasión, de sacrificio y de resistencia.

Incluso ahora, cuando la tentación de la desesperación es mayor, me niego a aceptar el fin de Occidente. Me niego a aceptar la desaparición de nuestro orden mundial. Me niego a aceptar que nuestros mayores triunfos no pueden volver a brotar de nuestros momentos de mayor peligro, como lo han hecho tantas veces antes. Me niego a aceptar que nuestros valores sean moralmente equivalentes a los de nuestros adversarios. Soy un creyente orgulloso y confiado en Occidente, y creo que debemos siempre, siempre defenderlo, porque si no lo hacemos, ¿quién lo hará?


Las diferencias al levantarse, entre sirios y alemanes


Esta semana, escuché una entrevista con el autor de una serie de videos -entre ellos, éste-. Es un refugiado sirio, estudiante de odontología. En el video que integro, se muestran las diferencias -exageradas, claro, para hacerlo más divertido- entre la forma de levantarse de los alemanes y de los sirios. Muy bueno...!